viernes, 3 de junio de 2016

Tiernas hojas verdes

Poco a poco me alejo de lo que conozco.  Poco a poco me aproximo a mi pasado inmediato: una calle desierta y mi cerebro borboteando como la cazuela de una bruja.  Las arterias de los árboles de la acera se cubrieron de tiernas hojas verdes, nuevas, intactas.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahaa!! Debe ser "que las CALORES DEL CERCANO VERANO, no te dejan
-discurrir- con gran acierto:cazuela? bruja??

No!! Tal tipo de burbujas No creo que sean -de mucho agrado para NADIE.
Y "respecto -al ultimo punto, mas en el clavo, coordinando "algo mas -con el encabezamiento y aun y asi me extrania debido a que en estos
"lugares florecieron desprendiendo "un agradable perfume que ni Yo misma podria "explicarlo por -su familiaridad.

Feliz Descanso!!

Elvira dijo...

Mi cerebro a veces también borbotea como el caldero de una bruja (me hace gracia la imagen). Un beso

Jesús Miramón dijo...

Un beso, Elvira.

(Juego a pensar que las brujas no existirían si todos lo fuésemos para terminar convencido de que así es: todos somos brujas, todos somos chamanes, todos somos puertas y ventanas, calderos burbujeantes y también la suave brisa de la mañana, el canto del mirlo)

Portorosa dijo...

Hoy por la mañana, a las 07.30, esperando en algo así como un atasco, saqué tu libro de mi bolsa y leí medio poema en el coche, "Velocidad".

Supongo que la poesía hay que leerla así, y no de una sentada.

Me encantó.

Creo que fui capaz de captar bastante de lo que querías decir, y me encantó. Influye el momento, mucho, ¿no?

Escribimos para nosotros y (yo) para que nos quieran. Imagino que tú, reconocimientos, no buscas. Pero creo que te gustará pensar eso, que esta mañana alguien disfrutó de verdad, o incluso más que eso, con algo tuyo.

Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

Yo también escribo para que me quieran, y, aunque muchísimo menos que hace veinte años, sí busco cierto reconocimiento, también tengo mi cuota de vanidad...

Pero lo que me hace más feliz es saber que lo escribí le gustó alguna ve a alguien, le sirvió de algo, tal ve le hizo darse cuenta de algunas cosas que sabía sin saber que las sabía. Por eso te agradezco muchísimo el comentario, Porto.

Un abrazo grande.

Ah, y sí, la poesía es para leerla de vez en cuando, y un atasco es el sitio perfecto para hacerlo. Mil gracias.