miércoles, 11 de febrero de 2009

Voluntad

Le digo: Si sufriese un accidente de tráfico, por ejemplo, sí, no me mires de esa manera, al fin al cabo viajo cada día, mis posibilidades estadísticas son matemáticamente mayores, escúchame, si tuviese un accidente y quedase en coma irreversible, por favor, no permitas que se prolongue mi vida artificialmente, no quiero ser un cuerpo sin consciencia condenado a respirar a través de una máquina el resto de mi existencia, no lo quiero, te lo pido, no permitas que nadie obre contra esta voluntad.

7 comentarios:

Jesús Miramón dijo...

En Aragón disponemos del Documento de Voluntades Anticipadas. Iniciaré los trámites. No quiero que nadie decida por mí o por quien yo designe como portadora de mi voluntad.

Miranda dijo...

Pues es una suerte.
Tengo que pensar en ello. Por cierto, que hay que tener cuidado con quien dejas encargado. A mi me decía mucho un propio, tu no te preocupes, en cuanto note que te duele y eso, eutanasia eutanasia...y yo me imaginaba sornando y tal, en plan grogui y el tío que me eutanasiaba porque roncaba o similar.
Joe!, que pesadillas.
Pero vamos, si es de confianza, que decida y que decida bien. Nada de estar hecho un puerro, ahí a merced de todo.
Que pus de vida, hay que estar dejando todo atado hasta para morirse tranquilo.

JL y P dijo...

No conocía el documento, pero me informaré. Gracias.

José Luis

Jesús Miramón dijo...

¡Ay, Miranda, si fuese por los ronquidos hace tiempo que Maite me hubiese eutanasiado!

Y sobre lo de dejarlo todo atado yo he llegado a atender a un señor del campo que vino a informarse y preparar la viudedad de su mujer, "no me queda mucho", me dijo mirándome a los ojos con una serenidad y un coraje absolutamente asombrosos.

Un beso.

Jesús Miramón dijo...

De nada, José Luis, yo ya lo he impreso y ahora dudo si buscar testigos o acudir a un notario. Me ha gustado la redacción y el contenido, y además sirve para donar los órganos, algo que siempre he querido hacer.

Lo que no me gustaría sería convertirme en un objeto para personas e instituciones ajenas a mi familia, como ha sucedido en Italia con esa pobre chica.

Un abrazo.

Hipatia dijo...

Es lo más digno.

No sabía que existiera ese documento, aunque por aquí... no sé, son algo conservadores. Mmmmm... me tengo que informar.

Un abrazo, desde la Enterprise.

Jesús Miramón dijo...

Un abrazo, Hipatia.