martes, 21 de julio de 2009

Sus pasos

Por la mañana conduzco hacia Barbastro, rumbo al trabajo. A estas horas todo es nuevo: cada arbusto de romero, cada montículo de arenisca, cada encina carrasca, cada campo cosechado. Por los caminos y carreteras locales caminan grupos de personas adultas. Lo hacen por recomendación del médico: no hay nada mejor para la salud que pasear. En la frescura del día que comienza, antes de que despierte el calor, ellos avanzan con las chaquetas atadas a la cintura, armados a veces con un bastón o un palo. Una sombra más suave y sigilosa que la aurora sigue, como los míos, sus pasos.

9 comentarios:

Milagritos Takamori dijo...

Son curiosas las caras de los que caminan por caminar: esa determinación, esa voluntad rebuscada por recomendación médica y enarbolada como el palo.

Jesús Miramón dijo...

A mí de algún modo me conmueven, sobre todo cuando son personas muy mayores. En esa determinación que mencionas se expresa una rebelión, acaso la penúltima, y el placer: caminar por el campo es un lujo verdadero. Ah, y también la esperanza, los paseos siempre expresan esperanza.

koldo dijo...

En mi pueblo el médico les mandaba al morro: el espigón del puerto: Hágase usted dos morros antes de volver a casa (kilómetro y medio más o menos). Ya murió, don Pedro Bilbao. Y le pusieron una estatua. La gente tiene inundado el paseo, que parece la Gran Vía. Pero nos venden eternidad cuando lo que queremos es presente

Jesús Miramón dijo...

Bueno, insisto en que pasear es una de las mejores cosas, así, entre las cosas en general, que se pueden hacer, dejando aparte que sea bueno para la salud (que seguro que lo es). Lo que nos hace gracia es que hace unos años no veías a nadie practicándola y ahora camina mucha gente, sobre todo gente mayor, para prolongar en lo posible sus facultades. Costumbres de países desarrollados.

Elvira dijo...

"los paseos siempre expresan esperanza" Sí. No lo había pensado, pero es verdad. Buenas noches.

Jesús Miramón dijo...

Pasear, cocinar, levantarse de la cama cada mañana... Estoy convencido de que la esperanza es consustancial al ser humano. ¡Buenos días!

A filla do mar dijo...

Es lo que se llama "La ruta del colesterol"... : )

Buen fin y ansiado fin de semana.

Jesús Miramón dijo...

Hola, Filla do mar, también podríamos llamarla «La gran marcha» o «En busca del tiempo perdido». En cualquier caso lo mío sí que es ortopédico: he vuelto a subirme a mi bicicleta estática cada tarde (con el aire acondicionado en marcha, evidentemente). Si resulta imposible huir de la muerte caminando, ¿cómo hacerlo pedaleando sin avanzar un milímetro?

:-)

A filla do mar dijo...

Ten cuidado, Jesús!

Las carga el diablo!!!

:)