viernes, 14 de septiembre de 2012

Mocos y todo eso

El ataque me sobrevino en el pasillo de los lácteos del supermercado. Estaba a punto de colocar una botella de leche en el carro cuando de pronto mi cuerpo entero entró en caída libre: sudor frío, náuseas, un peso en el pecho, ahogo, un pitido agudo en los oídos que, sin embargo, no me impedía escuchar los latidos de mi corazón desbocado; vértigo, irrealidad, la inminencia de la muerte. Recuerdo que miré a mi alrededor y vi a una señora que observaba los yogures. Pensé: «Ella será la primera en asistirme cuando caiga al suelo». Pensé: «Llevo la cartera en el bolsillo trasero del pantalón y sabrán quién soy». Pensé: «Pobre M., se quedará sola». Luego, no sé por qué, recordé lo que personas queridas me habían contado sobre sus crisis de pánico y tuve la certeza de que eso era lo que me estaba pasando a mí, así que me apoyé en una columna e intenté respirar como hacemos antes de los ensayos del coro, lenta y profundamente. Funcionó. Poco a poco sentí cómo mi mente se alejaba a regañadientes del abismo, enfadada al no haberse salido con la suya. No me resultó fácil acabar la compra y conducir hasta Binéfar pero, por extraño que parezca, estaba empeñado en hacerlo y lo hice.

Al día siguiente Ana, mi doctora, me confirmó lo que yo había sospechado. Me dijo que mi ataque de ansiedad había sido de manual. Yo, todavía desconcertado y blando, lloré un poco. No mucho, sólo un poco, lo que no pude impedir a pesar de todos mis esfuerzos. Llorar de verdad, llorar con lágrimas, mocos y todo eso, siempre se me ha dado fatal.

9 comentarios:

Menuda dijo...

Es una sensación espantosa.
Yo llegué a desmayarme, aunque conseguí salir del avión q tenía q tomar.

Espero q estés bien ahora.

No es fácil. Ni rápido.

Un beso!!!

la luz tenue dijo...

Ánimo, Jesús.

Angel Ruiz dijo...

Un abrazo fuerte.
Y qué gran texto, qué emocionante, aunque lo importante es haber salido con bien de aquello.

Jesús Miramón dijo...

Ya estoy mejor, mucho mejor en realidad, aprendiendo a gestionar mi cabeza.

Un abrazo y muchas gracias.






---

Creo que me he animado a publicar esto pensando en quien haya podido pasar por lo mismo. En mi caso identifico las causas en un hijo adolescente "muy adolescente" y en mi trabajo. Me gusta mucho lo que hago pero estoy asistiendo en primera linea al miedo y la angustia de las víctimas de la crisis económica. En fin, tengo que gestionar todo eso y en ello estamos.

Elvira dijo...

¡Vaya, Jesús! ¡Qué mal rato tan espantoso!

Sí, en tu trabajo tienes que ver mucho sufrimiento, y tú, por suerte para ellos, eres empático y te entregas. Lo que tiene su precio. Y el hijo adolescente... eso se pasará antes, creo yo.

Con ese título desdramatizas el asunto de la entrada. :-) Yo sí que lloro con mocos y todo eso.

Un abrazo fuerte!

NáN dijo...

Simplemente pasear por las calles, con los ojos abiertos, da la medida de lo que está sucediendo: la miseria y la escasez, adecentada todavía por los que conservan la casa y el armario, han cambiado el paisaje que todavía se podía ver hace dos años.

A cualquiera se le encoge el corazón.

Estar en primera línea, oyendo las palabras no de alguien con quien por azar te paras a hablar en la calle, sino de una cola de personas vencidas, debe ser un espanto, Jesús.

Entiendo la capa de dureza que envuelve a muchos funcionarios, pero cualquiera de los vencidos se sentirá reconfortado con tu empatía.

Cuídate y no cambies.

Jesús Miramón dijo...

Elvira, Nán, gracias.

molinos dijo...

llego tarde a esta entrada...solo vengo a solarizarme con los que lloramos fatal..es más ahogo y sollozo que llanto relajante.

un beso fuerte.

Jesús Miramón dijo...

Gracias por la solidaridad (y por el beso)

:)