jueves, 20 de diciembre de 2012

Capas de cebolla

En el trabajo un agricultor me dijo que este invierno nevaría mucho porque las cebollas habían crecido con muchas capas y las avispas habían estado muy activas y picajosas en verano.

En el trabajo escuché muchas otras cosas que no quiero repetir porque cada día aparecen, sin nombre ni apellidos, en las noticias de la televisión y la radio.

En el trabajo aquel mismo agricultor añadió que este invierno nevaría mucho porque cuando nieva en la luna nueva de octubre siempre vuelve a nevar durante las siguientes nueve lunas nuevas.

6 comentarios:

molinos dijo...

A ver si es verdad y nieva...muchísimo. En Mordor por ahora nos han robado el invierno, bueno el invierno, la ilusión y las ganas de vivir..

..si nevara sería otra cosa.

Besos.

Jesús Miramón dijo...

Aquí también nos han robado el invierno. Hacía más frío a finales de noviembre que ahora: ¡18 grados volviendo a las tres a casa! Qué miedo.

Ojalá tenga razón el agricultor y nieve mucho mucho. No controlo nada las lunas nuevas pero dijo que después de la luna nueva de octubre, que es verdad que nevó arriba, la profecía se había cumplido en noviembre. Ojalá nieve y nieve a pesar del caos que suele formarse.

Nada me gusta más que caminar a través del campo silencioso cubierto de nieve (y qué silencio más puro es el que se extiende sobre la nieve).

Y luego está ese crujido bajo el peso de nuestras botas, y las huellas, y los cuervos, y el silencio.

¡Viva la nieve!

Un beso.

Ángela dijo...

Aquí tampoco está nevando. Yo creo que hemos tenido en total tres días de nieve esta temporada, y no ha sido copiosa. En otras partes, sí han tenido, pero otros años aquí ya había nevado mucho por estas fechas. Vamos, con decirte que el año pasado, en noviembre, hubo un temporal de nieve tan fuerte que yo me compré unas suberbotas "de supervivencia". Pues no me las he puesto nada este año, con lo chulas que son.
No sé, no sé, pero esto es muy escamante. Si no nieva, la sequía será morrocotuda. Veremos.

Jesús Miramón dijo...

A mí el cambio climático también me escama y me da mucho miedo, ¡odio el calor!









----

(Durante los últimos cinco meses mi hermano Carlos Miramón y su familia ha estado viviendo en ese mismo país aunque, eso sí, muy lejos de las colinas negras, concretamente en New York City. Mañana por la noche regresan a España. Ha escrito diariamente un blog con su experiencia, muy personal pero también muy interesante. Lo dejó aquí en voz baja porque sé que Moli ama Nueva York y porque tú, Ángela, ya eres medio norteamericana por amor)

Angel Ruiz dijo...

Me acerco aquí a desearte a ti y a tu familia muy feliz Navidad y un 2013 venturoso, con entradas como esta, tan hesiódica. (Este fin de semana en Burgos no hacía frío ni nada: un timo.)

Jesús Miramón dijo...

Feliz Navidad, Ángel. Ojalá 2013 contradiga todos los pronósticos.