sábado, 3 de diciembre de 2016

Después del ensayo

Después del ensayo vamos al Chanti a tomar unas cervezas. La niebla que ya casi había olvidado inunda las calles de Binéfar, sus minúsculas gotas flotantes en la oscuridad parecen copos de nieve a la luz de los faros del coche. Y todo es como si, en vez de haber transcurrido años, hubiese sucedido ayer. En el bar hablamos de lo humano y lo divino con la pasión de ayer, y la camarera aguarda a que terminemos nuestras consumiciones para cerrar el local con la misma resignación de ayer.

Creo que mi travesía del Cabo de Hornos termina justamente aquí, regresando al coro, a los ensayos, a la música, a las personas que me han abrazado y besado con tanta verdad que he tenido que hacer un esfuerzo para disimular mi emoción; mi complicada y ardua travesía del Cabo de Hornos termina realmente esta noche, volviendo al Chanti después de cantar y cantar y cantar.

12 comentarios:

NáN dijo...

Lo celebro y te canto.

¿Sabes que tienes derecho de marinería a ponerte un arete de oro en una oreja?

JL Ríos dijo...

Iré a verte, si no nos vemos antes. Un abrazo.

JL Ríos dijo...

Y la niebla de ayer era meona con ganas.

Elvira dijo...

Me alegro muchísimo. Besos

el chico de la consuelo dijo...

Al final siempre esta el principio.
Abrazos a puñaos

Jesús Miramón dijo...

Me gusta mucho lo que has escrito, chico de la consuelo: al final siempre está el principio. Desde un punto de vista más poético (es decir: humano) que científico (es decir: humano) lo resuelve todo. Un abrazo.

Un beso fuerte, Elvira.

José Luis, nos llamamos. Un abrazo.

Nán, además de poder ponerme un aro en la oreja tengo el derecho a apoyar una pierna encima de la mesa delante de los demás. Si además del Cabo de Hornos hubiese cruzado el paso del Noroeste podría poner las dos. Un abrazo fuerte.

Me siento muy feliz de haber regresado al coro. La noche del viernes, después de casi tres años, fue maravillosa.

jan joost teunissen dijo...

cantar y cantar y cantar

Me gustó mucho leer este post.
Me gustó el título.
Ya estaba disfrutando del post sin haberlo leído.

Cuando empecé a leer cada frase me gustaba.

Un abrazo grande

Jesús Miramón dijo...

Otro bien grande para ti.

Gloria dijo...

In my beginning is my end (TS Eliot-East Coker)

Portorosa dijo...

Has vuelto a cantar y al Chanti. ¿Y a qué más?
No hay nada simbólico en la pregunta: ¿hay cambios en vuestro día a día?

Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

Gloria, los poetas, por capullos y gilipollas que sean (y por lo que yo conozco lo son en un porcentaje estadística y apabullantemente alto), cuando escriben suelen acercarse a la verdad. Eliot lo hace en ese verso.

Porto, ¿te parece poco cambio volver a vivir con M., mi compañera desde los diecinueve años? ¡Tenemos cincuenta y tres! Ella me equilibra; aporta, además de amor, sentido común a mi vida patológica. Por la armonía que ella me proporciona he vuelto al coro, por su respeto a las cosas que me hacen felices he vuelto al Chanti. Los cambios del día a día no puedo contarlos, si quiero ser sincero, aquí.

Besos y abrazos.

Portorosa dijo...

A eso me refería. Creo que te he leído siempre, pero no era consciente del gran cambio.
Me alegro. Un abrazo.