martes, 9 de junio de 2009

Lagartijas

Esta mañana he recogido en el banco setecientos diez dólares canadienses. Tengo que pintar el muro de la terraza. Comprar más conectores y cabezales para el sistema de riego automático. Alinear la dirección del coche. Todavía no he tramitado la declaración de renta de este año. El curso escolar se precipita hacia su fin, lo cual significa que las mujeres de la casa no están para nadie y duermen poco. Cuánto me gustan los relatos de Tobias Wolff, mi último descubrimiento. Han empezado a aparecer las primeras ampollas de piel muerta en mi espalda, consecuencia de las quemaduras de sol del fin de semana. Oh, dios mío, debería tomarme en serio la idea de adelgazar. Aún no he hecho el programa de mano para el concierto del coro del próximo veintisiete de junio. Hace mucho tiempo que no veo a mis padres y mis hermanos. El otro día en el invernadero me di cuenta de la abundancia de lagartijas entre las macetas y semilleros. Iba con mi amigo y no le dije nada, no sé por qué.

16 comentarios:

Elvira dijo...

Tiene mucha gracia cómo has hilvanado los pensamientos. :-)

Buenas noches

Jesús Miramón dijo...

Buen día, Elvira. Día nublado, fresco, día propio del norte, día perfecto para mí. Un breve respiro.

la luz tenue dijo...

Menuda lista "has pasado a limpio", de lo que se piensa en un momento de tranquilidad, así, divagando, al papel (o a la pantalla), sin parar. Es como si amasaras la realidad y de ahí saliera el jugo.

A mí también me gusta Tobias Wolff. Mucho, es uno de mis autores preferidos, junto con Cheever. Uno de los mejores relatos que he leído nunca es suyo: "Una bala en el cerebro".

Un saludo.

Jesús Miramón dijo...

Me gusta la expresión que utilizas: "pasar a limpio". Hacía mucho tiempo que no la escuchaba. Pasar a limpio. Me gusta mucho, sí.

Un saludo, José Manuel.

---

(Tobias Wolff ya está en mi modesto y particular olimpo de cuentistas, es un escritor asombroso)

Portorosa dijo...

¿Te vas a Canadá?

Me ha encantado, como todas éstas que reflejan tan bien tu estilo (de pensar, de escribir y supongo que de sentir).

Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

Se va mi hija Paula, estará allí durante el mes de julio mejorando su inglés.

Gracias por tus palabras, Portorosa, siempre eres muy amable conmigo. Un abrazo.

Portorosa dijo...

Caray, vaya experiencia. ¿Estás tranquilo?

No, no es amabilidad. La amabilidad sería mérito mío, y aquí es todo tuyo.

Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

Sí, estoy más o menos tranquilo, el viaje está becado por el Gobierno de Aragón y lo organiza una empresa especializada y bastante seria, pero sobre todo estoy contento por ella, por el mundo que ya comienza a abrirse delante de sus ojos (y su mente).

Anónimo dijo...

¿El Gobierno de Aragón se gasta la pasta en becar adolescentes nada menos que al Canada? Estoy sorprendido porque me parece que en estos momentos, con el paro que tenemos, hay necesidades más perentorias y creo que esos lujos deberían pagárselos los papás. ¿O es que no se puede aprender inglés más cerca?

Jesús Miramón dijo...

La beca trata de recompensar el esfuerzo de los mejores estudiantes (no "adolescentes" en general) y se concede en función de las calificaciones, es decir: sólo las pueden solicitar quienes hayan obtenido las mejores notas del curso anterior en todo el territorio aragonés. Decir también que la beca no subvenciona el precio total del programa, sólo el cincuenta por ciento, el resto lo pagamos los padres (sí, "los papás").

Usted, desconocido anónimo, tiene su opinión; la mía es que la crisis económica no debería impedir que las administraciones educativas apoyen el esfuerzo y la excelencia de los estudiantes: estas becas son un premio y un estímulo, no un privilegio. Opino también que precisamente en época de crisis cualquier inversión que se haga en educación es más que necesaria para nuestro futuro.

Un saludo.

---

(Siempre me he resistido a configurar los comentarios de modo que no se pueda intervenir anónimamente, pero lo cierto es que no me gusta nada no saber con quién estoy hablando)

estrella dijo...

Gracias por todo.
Por cómo has hilvanado pensamientos, como dice Elvira; por 'pasarlos a limpio' -qué hermosa manera de llevarme al 'cuarto de la plancha' de la casa donde nací donde, en una mesa camilla y frente al río de mi ciudad, estudiábamos, prepárabamos nuestros exámenes y 'pasábamos a limpio' apuntes y deberes... y gracias por tu extraordinaria respuesta al tal 'anónimo'.
No sabes qué gusto leer tus palabras.

Siempre es un placer acudir a esta ventana, Jesús.
Gracias otra vez.

Jesús Miramón dijo...

Muchas gracias a ti, Estrella. Son las dos de la madrugada. Después del ensayo con el coro hemos ido a tomar una copa, como cada viernes, aunque hoy se nos ha hecho un poco más tarde de lo habitual. La noche ha refrescado un poco el calor del día pero, ya sabes, no lo suficiente para mí (que debería mudarme al círculo polar ártico para estar bien). Bona nit.

Elvira dijo...

Magnífica respuesta al anónimo, Jesús. Y mi enhorabuena a tu hija, claro que sí!!

Jesús Miramón dijo...

Gracias, Elvira. Hace muchísimo calor. Yo me he atrincherado a tiempo completo bajo el aparato de aire acondicionado del salón, aprovisionado de las cosas que necesito, y no pienso moverme de aquí.

:-)

Elías dijo...

En mi comentario anterior utlicé la opción de firmar Anónimo porque al no tener una cuenta de blog, pensé que importaba poco que pusiese mi nombre, Elías Martín Arrondo, puesto que dado que soy un español anónimo, mi nombre no dice nada. Esto ha supuesto recibir una respuesta en la que se me dice, más o menos, que aquí no gustan los desconocidos. Una forma de elitismo más.
Pero yendo al meollo del asunto , tengo que decir que me reiteró en lo escrito. Cuando hay cientos de miles de personas que ya tienen agotado su subsidio de paro, gastar dinero en pagar estancias en el Canada, por muy excelente que sea la alumna, me parece de pena. Creo que ahora mismo todos los recursos tendrían que dedicarse a los parados y a crear puestos de trabajo. Y ya llegará el momento de pagar cursos de inglés a alumnos excelentes. Con más de 4 millones de parados, me parece que hay cosas más importantes que subvencionar.

Jesús Miramón dijo...

Hola, Elías. Lo último que esperaba yo al escribir mi texto era acabar discutiendo de becas, y de ninguna manera pienso hacerlo, usted tiene su opinión y aquí queda expuesta. La mía, en mi respuesta anterior, también. Buenas tardes.