sábado, 6 de octubre de 2012

Después del ensayo

Después del ensayo acudimos al garaje de Aurora, donde desde hacía horas amigos y familiares celebraban su última noche de soltera. Aurora es compañera del coro y mañana cantaremos en su boda, lo mismo que hicimos el año pasado para su hermana Nuria, también soprano de la coral. Me gusta mucho cantar en este tipo de celebraciones donde la música es un regalo.

Pero la música siempre es un regalo. Durante el ensayo mi mente se recuperó de un día terrible: a media mañana sufrí una crisis que me expulsó del trabajo cuando más personas estaban esperando. Temblor, vértigo, palpitaciones, los síntomas ya conocidos. Nunca pensé que mi mente, es decir, yo mismo, podría hacerme daño, y esto es algo que me está costando aceptar.

Pero la música siempre es un regalo, es cierto. Durante el ensayo, concentrado en las partituras, en mi directora, en mis compañeros, la ansiedad fue desapareciendo poco a poco, vencida temporalmente por el placer, la alegría y las emociones positivas.  La música es un regalo y un bálsamo.

20 comentarios:

Elvira dijo...

Lo siento y me alegro respectivamente. Ay, Jesús, ciertas cosas cuestan mucho de aceptar. Besos y abrazos

molinos dijo...

Mucho ánimo.

He estado aqui y te he leido.

Un beso

molinos dijo...

..y que sepas que te voy a poner de gancho en mi campaña electoral..XD

giovanni dijo...

La música cura.

Un abrazo

silvia zappia dijo...

así que esta es la casa de jesús miramón! vine de la mano de giovanni. cantás en un coro? la música es bálsamo, como bien decís.
me alegra conocerte, espero que estés mejor.

abrazo*

Jesús Miramón dijo...

Sí, Elvira, hay cosas que cuesta aceptar pero, tú lo sabes mejor que yo, vivir -explorar, continuar- también es esto. Un beso muy fuerte.

Jesús Miramón dijo...

He estado aquí y te he leído. Caray, Moli, me encanta ese comentario. He estado aquí y te he leído. Me gusta, me gusta mucho. Gracias. Un beso.

Sobre tu segundo comentario sólo tengo una cosa que teclear: grrrrrrrrr... XD

Otro beso.

Jesús Miramón dijo...

Desde luego que cura. A mí me salva casi cada día. Me salva escucharla pero, sobre todo, me salva cantarla. Un abrazo fuerte, Giovanni.

Jesús Miramón dijo...

Hola, Silvia, como te dije en casa de Giovanni, esta es tu casa y te doy la bienvenida. Sí, canto en un coro desde hace once o doce años. Me apasiona, me hace feliz, me satisface, logra que me sienta mejor, no sé, yo recomendaría a todo el mundo cantar en un coro. Yo creo que hoy estoy mejor porque he cantado con otras personas entre las cuales hay algunas que son muy amigas mías.

Un beso.

Paco Principiante dijo...

Jesús, si hace falta vete a ensayar todos los días, pero esas crisis hay que superarlas.

Piensa más y preocúpate menos.

Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

Paco, en realidad tengo que pensar menos para preocuparme menos. Claro que eso es fácil de decir y muy difícil de hacer.

Portorosa dijo...

Me entero ahora de lo de las crisis; en su día no lo leí.
Lo siento, Jesús. Espero que no se repita demasiado y sea algo pasajero que acabe desapareciendo.

¿Un adolescente muy adolescente? Vaya con C, qué cosas, da mucho que pensar.

Un fuerte abrazo.

Jesús Miramón dijo...

Bueno, querido Porto, son cosas que pasan, jodidos y difíciles Cabos de Hornos que de pronto se interponen en nuestro rumbo y hemos de atravesar y -eso espero- dejar atrás.

Un abrazo.

Portorosa dijo...

Seguro, seguro que sí, Jesús.
Suerte; paciencia, tranquilidad y suerte. Y al deseártela me la deseo también a mí, lo confieso.

Otro abrazo.

Elisa dijo...

Yo tampoco leí en su momento lo que hoy nos has recordado, y la verdad, Jesús, no sabes cómo siento esos momentos. Pero dejarán de pasar, estoy segura. La música es reparadora, potenciadora, lo es todo y me gusta que encuentres en ella una forma de terapia. Así que, como Elvira, lo siento y me alegro respectivamente.
Un beso bien grande!!

Jesús Miramón dijo...

La música y el cariño de los amigos, Elisa.

Un beso y gracias.

NáN dijo...

Tampoco lo leí el 14 de septiembre. Últimamente me he alejado de (muchos de) los blogs, por cuestiones personales que me han dejado sin tiempo, y casi solo visito, compulsivamente, aquellos en los que "discuto" de política. Como para relajarme "chinchando".

Siento que te pase eso, y me alegro de que hayas encontrado una cura así.

Jesús Miramón dijo...

Gracias, Nan.








(Debe de ser cosa de los temperamentos pero yo soy incapaz de relajarme chinchando, y menos si es de política)

Menuda dijo...

Querido Jesús, cuídate. Sé de qué hablas. Demasiado bien.

La música es una bendición curativa.

Besos!!

Jesús Miramón dijo...

¡En ello estamos, Menuda, gracias! Un besico.