viernes, 27 de junio de 2008

Patriotismo

Siempre he intentado resistirme a las emociones colectivas: me dan un poco de miedo, me apabullan, afectan de modo directo al vergonzante solipsismo que padezco. Ayer, sin embargo, viendo la maravillosa segunda parte del partido de fútbol que jugó la selección española en las semifinales de la copa de Europa de naciones, salté del sofá, levanté los brazos, grité: ¡GOOOOOL! sabiéndome acompañado de miles y miles de personas que estaban sintiendo exactamente lo mismo que yo en ese preciso momento, y fue algo emocionante, consolador, patriótico.

10 comentarios:

Estrella dijo...

Eso mismo pasó en nuestra casa, en la nuestra y en las de alrededor. Fue genial oír las voces desde las casas, todos a una ¡¡gooool!!

Me gusta el fútbol, soy futbolera, qué le voy a hacer! no me ha quedado otra. Tres hombres a mi alrededor no me han dejado opción. Y se lo agradezco porque en algunos momentos la paso estupendamente, aunque los más son de sufrimiento. Mi equipo es de los que genera 'sufridores'. Pero bueno, es un abatimiento leve y fácil de llevar.

Esta Selección me gusta. Savia nueva, procedencias varias -hasta un brasileño nacionalizado español- experiencia profesional extraordinaria (Cesc, Xabi, 'el Nene'...) y un seleccionador que no es hombre del Real Madrid. Seguramente su corazón sea del 'Atleti'. Y por momentos han jugado de verdad al fútbol. Así que esta Selección me gusta como hace mucho tiempo no me gustaba la Selección española y me encanta.

Los hijos vienen mañana a pasar el día, a comer rico y ¡cómo no! a ver el partido con nosotros. Seguro que serán un día y una noche espléndidas.

Me ha encantado leerte con esa buena onda. A veces me da rabia tener que leer cosas como las que estos días he leído, de los de acá y de los de más arriba. Ellos iban con Rusia. ¡Ya ves tú! En fin... como decía ayer Àngels Barceló: peor para ellos.

Disculpas por la extensión. Es que tus palabras, la noche, la fiesta, los fuegos artificiales desde mi terraza... me he dejado llevar.
Buena noche para ti, para todos.

Jesús Miramón dijo...

¡Y hoy la gran final! (Sobre quienes iban con Rusia, bueno, están en su derecho, ¿verdad? Se trata de otro tipo de patriotismo, imagino)

Que lo paséis bien. Bon dia!

Luis dijo...

Más que otro tipo de patriotismo yo diría que es anti-patriotismo. En fin... Desde luego, están en su derecho.

Jesús Miramón dijo...

¿Anti-patriotismo? No, no, pues ¿qué mejor modo de manifestar cierto tipo de patriotismo catalán o vasco que estando a favor de los rivales de España, esa potencia de ocupación extranjera? Vamos, eso no se puede superar en cuanto a patriotismo se refiere, va usted a comparar...

En fin, mejor nos sabrá la victoria.

Jesús Miramón dijo...

Ah, y bienvenido al blog, Luis.

Jesús Miramón dijo...

¡SOMOS CAMPEONES DE EUROPA!
¡VIVA! ¡VIVA!
¡ESPAÑA CAMPEONA DE EUROPA
Y JUGANDO MARAVILLOSAMENTE!

:-D

estrella dijo...

Como pensaba: un día y una noche ESPLÉNDIDAS!!!!

Por un momento vimos a un montón de gente de lo más contena, y es un gusto ver a la gente feliz.

Es un lunes diferente.

Buen día para ti, para todos.

Portorosa dijo...

Yo creo que eso no es patriotismo, Jesús. O al menos no es el patriotismo que yo quiero.

Pero bueno, me alegro de la copa, y más me alegro por todos los que se han alegrado más.

Jesús Miramón dijo...

Hola, Porto, si te refieres al que hago alusión en mi entrada, bueno, no dejo de hacerlo de modo un poco irónico. Aunque verdaderamente éso es lo más parecido al patriotismo que yo soy capaz de sentir (teniendo en cuenta que mi generación, afortunadamente, no ha tenido que defender integridad territorial alguna). ¿Es trivial o anecdótico? No tanto como podría parecer, porque el único patriotismo que me conmueve es el que une en comunión a gente diversa, y las victorias deportivas (y algunas derrotas también) lo logran de manera natural, primitiva. Y resulta tan agradable dejarse mecer a veces por los instintos, sobre todo cuando no se hace daño a nadie...

De otros patriotismos más oximorónicos y pomposos prefiero manetenerme higiénicamente lejos.

--

Si te referías al de los otros patriotas, a los que desde algunos lugares de nuestro territorio apoyaban a Alemania, pues no puedo añadir nada más. Peor para ellos. Que se chinchen.

--

Bueno, luego hay quien aborrece el fútbol y la parafernalia que lo envuelve y alimenta. Hasta que tuve un hijo futbolero yo era un poco de esos, así que no puedo hacer otra cosa que respetarlo con toda solemnidad y cuchufleta (y añadir que siempre se está a tiempo de cambiar).

Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

¡Buen lunes, Estrella, y felicidades a todas las futboleras!

:-)