martes, 16 de junio de 2009

Briznas

Algunas personas duermen en las terrazas, tumbadas en hamacas o sobre un colchón en el suelo. Otras se levantan a las cuatro de la madrugada para darse una ducha de agua fría y regresar a la cama. Otras abren las ventanas de ésta y aquella habitación para crear corrientes de aire en busca de una brizna de frescura. La noche es interminable, febril. Cruje la arena de las dunas que avanzan lenta pero inexorablemente hacia la ciudad, rodeándola. Las naves espaciales que evacuan a las poblaciones rumbo a las colonias exteriores son estrellas fugaces en dirección contraria, destellos hacia el cielo. Pronto llegará nuestro turno. Invisibles animales antiguos y nuevos esperan ese momento. Sus gruñidos impacientes nos alcanzan a veces, desde kilómetros de distancia, a través de la oscuridad.

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Tal que Vance.


Bolo

Jesús Miramón dijo...

Hola, Bolo, no he leído nada de Vance, no le conocía, pero gracias (espero). ¿Hace en T. tanto calor como por aquí? Uf, de verdad, estoy hasta los cojones. Esta mañana ha llovido un poco, no lo que parecía vaticinar el bochorno de estos días pero sí un poco, y el resultado ha sido una caliente humedad posterior que hacía que se te pegara la camisa a los hombros y la espalda, algo espeluznante. A ver cuándo llega nuestro cohete y nos traslada al polo de la galaxia.

Aquí me quedaré... dijo...

Buenos días:
me gusta llegar al trabajo y leer lo que has escrito. Me relaja.
Lo de hoy, podría ser, desde mi punto de vista, Un paseo entre el amor y la muerte.
El amor por la escritura y la muerte por la temperatura.
Aquí, ayer, emprezó la lluvia con unas gotitas deliciosas y la tromba de agua casi me arrastra a una alcantarilla.

Saludos

Anónimo dijo...

Me lié: quería decir Bradbury. En concreto, me ha recordado mucho a algunas de las páginas de Crónicas marcianas.
Aquí, igual de horroroso: una bochornera insoportable. Menos mal que por la noche refresca bastante. Hoy, un poco mejor.


Bolo.

Anónimo dijo...

Me entero de que la Asociación de Hortelanos y Tradicionales y Amigos de la Huerta del Alto Aragón va a solicitar la Denomación de Calidad para el Tomate Rosa de Barbastro.

Bolo.

Aquí me quedaré... dijo...

Perdona mi ignoracia.
¿Me puedes explicar que es la demonación en los tomates?
Gracias

Jesús Miramón dijo...

Hola, Aquí, amor por la escritura y muerte por la temperatura: exacto. Bueno, muerte no (pero casi).

Jesús Miramón dijo...

Anda, Bolo, pues igual tienes razón. Leí Crónicas marcianas hace mucho tiempo, en mi más tierna adolescencia, qué maravilla de libro. Al mencionarlo tú me he dado cuenta de que la imagen de los cohetes despegando de la tierra como estrellas fugaces debe mucho a aquellas lecturas.

Un abrazo.



---

Y, ya que hablamos de Ray Bradbury, me voy a permitirme recomendar un libro de él totalmente diferente pero también absolutamente encantador: «Sombras verdes, ballena blanca», el relato autobiográfico de la experiencia de Bradbury en Irlanda durante la escritura del guión y el rodaje de la película «Moby Dick», de John Huston, en 1953. Prodigioso relato. No te lo pierdas.

Jesús Miramón dijo...

Bueno, bueno, esto son palabras mayores: el tomate rosa de Barbastro es uno de los tomates más ricos y espectaculares del mundo. Ya sabía que quieren crear una denominación(denominación o demonación cuando se escribe demasiado deprisa, ejem), una denominación de origen, un marchamo de calidad que lo ampare y dé un empujón a su conocimiento, y estoy seguro de que triunfará porque el tomate rosa de Barbastro, que puede llegar a pesar hasta dos kilos, es un producto de una calidad invencible. Su nombre se debe a que en plena maduración su piel nunca alcanza un tono completamente rojo. Es muy carnoso y de un sabor intenso y aromático. Buenísimo.

Elvira dijo...

¡Qué rico debe ser ese tomate! Con un poco de pan, aceite de oliva arbequina y jamoncito...

Ya me ha llegado tu libro a Correos, a ver si puedo ir mañana a recogerlo.

Anónimo dijo...

¿Dos kilos un tomate? !Jotas!


Bolo.

Aquí me quedaré... dijo...

Vaya, debí haberlo entendido.
Lo siento bolo y espero que no tengas la idea de tirarme uno.
¿dos kilos un tomate?
Saludos

koldo dijo...

este año he puesto tomate raf en la terraza, pero si nos hacemos con unos plantones (o semillas) de ese tomate de barbastro estaría muy bien ver su desarrollo fuera de su tierra.
si hay posibilidades, apúntame en la lista, jesús

Jesús Miramón dijo...

Hola, Elvira, te aseguro que son unos tomates riquísimos, un poco parecidos, ahora que lo pienso, a los de Montserrat.

Espero que te gusten los poemas.

:-)

Jesús Miramón dijo...

¡Algunos parecen calabazas, Bolo! ¡Cáspita!

:-)

Jesús Miramón dijo...

¡Como calabazas, Aquí!

:-)

Jesús Miramón dijo...

Pues no tengo plantones, Koldo, pero si consigo hacerme con algunos me pondré en contacto contigo. Un abrazo.

Luna dijo...

Plantones no tendrás, pero sí poesía.

Saludos

Jesús Miramón dijo...

Los plantones y la poesía vienen a ser prácticamente lo mismo. Muchas gracias, Luna, y bienvenida.

Luna dijo...

Gracias a tí.
Me gustan tus textos y la forma en que describes los hechos cotidianos.

Saludos