lunes, 3 de diciembre de 2007

Cabo de Hornos

Llegó el viento empujando la niebla hacia días futuros; un viento decidido que, al chocar contra los muros de las calles, creaba remolinos de hojarasca y basura; un viento que agitaba violentamente las ramas de los árboles como lo haría un ladrón. Al anochecer la cortina exterior de arriba flameaba golpeando en el cristal. Subí, salí afuera y, abrazando la tela, la recogí como pude. Después, subiéndome el cuello de la chaqueta, eché un vistazo a mi alrededor: negras montañas coronadas de espuma blanca se elevaban y descendían vertiginosamente; copos de nieve afilados como agujas golpeaban mi rostro; traicioneros bloques de hielo flotante asomaban y desaparecían en la oscuridad; a estribor, en la lejanía, podía intuir la imponente presencia de farallones de roca y pizarra a cuyos pies ladraban a la tormenta los leones marinos. Regresé adentro. Cerré la puerta. M. corregía exámenes y trabajos. P. y C. hacían sus deberes. Fui a la cocina, calenté en el microondas una taza de agua y me preparé un té verde.

5 comentarios:

Portorosa dijo...

Es una buena opción, en caso de tempestad en la mar. Igual que el mejor remedio para el mareo de la mar es sentarse a la sombra de un árbol.

Un abrazo, Jesús.

Jesús Miramón dijo...

Y el mejor remedio para una tarde quieta en una casa caliente y silenciosa es, sin duda, un temporal en el fin del mundo... :-)

Tusitala dijo...

Un temporal en el fin del mundo.... y en la "Surprise", con Jack, Maturin y compañia...
Un abrazo

Jesús Miramón dijo...

"¡Todos a largar velas! ¡Juanete mayor, alas y sobrejuanete! ¡Y mover la verga del velacho para reducir su superficie!"

Tusitala y yo recomendamos al mundo universal la lectura maravillosa de las novelas de la Armada inglesa de Patrick O'Brian. Amén.

Luis Rivera dijo...

Y al entrar en la casa, un trago moderado de ron. Los grumetes duermen. Por la mañana habreis doblado el cabo y las aguas se aquietarán ya sin tormenta.