domingo, 15 de noviembre de 2009

Quince de noviembre

17 comentarios:

José Luis dijo...

Precioso, Jesús. Lo he visto viniendo desde Lérida. Enhorabuena por la foto.

José Luis

NáN dijo...

Arde el cielo y nos pilla, casi siempre, a oscuras.

Jesús Miramón dijo...

Hola, José Luis, ¿tú también lo has visto? La de hoy ha sido una puesta de sol abrumadora. Lo cierto es que uno nunca se acostumbra. Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

No del todo, Nán, esas tres pequeñas manchas claras que se destacan abajo, en la oscuridad, son las tres farolas de una plaza.

Elvira dijo...

Una maravilla, el cielo en llamas. La foto buenísima.

Jesús Miramón dijo...

Gracias, Elvira, he mirado a través del cristal y he salido rápidamente con el iPhone en la mano. Como le decía a José Luis, uno nunca se acostumbra a estas cosas. Somos los pasajeros de una colonia espacial.

Gemma dijo...

Pues feliicdades por la foto y los buenos reflejos. ;-p

Jesús Miramón dijo...

Pues gracias, Gemma. Es que tengo reflejos felinos*.

:-)

* Exactamente los del gato Garfield.

Portorosa dijo...

Qué maravilla, qué bien se ve.

Un abrazo.

Jesús Miramón dijo...

El iPhone hace fotografías muy bonitas. Un abrazo.

Berna Wang dijo...

¡¡Yo también lo vi, Jesús!! Iba conduciendo desde Vic, camino de mi pueblo. Y me dieron ganas de llorar, de gritar, de reír a carcajadas ante tanta maravilla manifestada. Como no pude hacerlo (iba conduciendo, sola), tengo pendiente escribir algo. Gracias por la foto y por compartirla :-)

Jesús Miramón dijo...

Gracias a ti, Berna. ¿Conducías sola? Bueno, no se me ocurren muchas condiciones mejores para asistir a un espectáculo semejante.

estrella dijo...

Acabo de ver esta hermosura que no puede serlo más... ¡Vaya manera de despedirse el día!

Gracias por compartirla, Jesús.

(He estado fuera de mi casa unos días. No ha sido hasta hoy, martes en la tarde, que he pasado por acá, que leo y veo. Por eso llego con demora...)

Berna Wang dijo...

Iba por la C-25, y no había ningún sitio donde parar. Me habría gustado parar, para gritar, reír, llorar... :-) Aunque verlo en movimiento también fue precioso...

Jesús Miramón dijo...

Hola, Estrella, la verdad es que por aquí suele haber unos atardeceres preciosos. Yo los disfruto mucho. Gracias a ti por visitarme.

Jesús Miramón dijo...

Me parece, Berna, que a ti también te gustan las carreteras comarcales...

:-)

estrella dijo...

Me imagino cómo los disfrutas... a mí me sucede lo mismo con los amaneceres, que desde mi terraza y mientras se prepara el café, se me regalan.

Tengo la suerte de ser madrugadora, y digo suerte porque me gusta y porque con ese gusto como que el tiempo se alarga... y por eso he podido ir guardando instantes de esos amaneceres -qué suerte haber podido disfrutar estos inventos maravillosos como las cámaras digitales- acá, en este otro invento... así también puedo alargar el gozo.

No he podido resistirme a capturarlo, retenerlo...

Buen día para ti, para todos.