jueves, 6 de enero de 2011

6

A nuestro regreso encontramos Binéfar envuelto en niebla. Aquí hace bastante más frío que en los lugares donde hemos estado, pero qué agradable es estar en casa, venir a mi mesa con un té caliente entre las manos, escuchar las campanadas de la iglesia de San Pedro, estar solo durante un rato. Así.

2 comentarios:

NáN dijo...

a tu mesa con un té caliente entre las manos.

Has hecho carne y sangre la idea.

Jesús Miramón dijo...

Hace un momento me ha llamado José Luis y hemos quedado pasado mañana por la tarde: Nán, prometo que tomaremos una copa en tu salud.